Hoy os presentamos las pastillas de carbón vegetal Bamboocha. Es normal pensar que con un nombre tan estrafalario, no sean gran cosa y encima valgan demasiado caras para la utilidad que queremos sacarles. Error. Se trata de unas briquetas de carbón vegetal que se fabrican a partir de la cáscara de bambú que, como sabemos, es una de las plantas de mayor crecimiento que existen en nuestro planeta llegando a crecer hasta 1 metro diario y capaces de alcanzar los 25 metros de altura, lo que lo hace un carbón totalmente sostenible y respetable con el medio ambiente.

 

Las pastillas son cuadradas y vienen presentadas en tiras de 3 unidades con una hendidura que nos permite separarlas fácilmente con las manos. El encendido es bastante limpio y más rápido que otros carbones vegetales como las pastillas de coco (cocoglow, coconara, etc..), aunque sigue siendo imprescindible encenderlas en el fogón de la cocina o con un mechero de tipo soplete. Una vez que se ha consumido el carbón queda una ceniza bastante compacta, lo cual es de agradecer porque no se mezcla con el tabaco mientras fumamos, y por lo tanto no deja ese sabor tan horrible que sí que nos pasa a veces con algunos carbones de autoencendido.

 

 

En cuanto a la duración, está alrededor de 45 minutos/1 hora dependiendo de cuanta caña le demos a la cachimba, lógicamente. En nuestro caso fuimos dos personas con un ritmo medio-alto y la cachimba nos duró unos 45-50 minutos.

 

 

Como conclusión podemos decir que no empaña casi nada el sabor de nuestra cachimba y no desprenden ceniza. Como punto flaco destacamos que es necesario o muy recomendable encenderlos con un mechero de tipo soplete. Desde ClubShisha le otorgamos una nota de 7 sobre 10 fijándonos en su relación calidad-precio.

 

Se puede encontrar en formato de 250gr (30 briquetas) o de 1kg (120 briquetas) en Tucachimba.es