Dada la cantidad de sabores y tipos de tabacos que hay, no sería mala idea dar un repaso a los mas comunes, típicos de cualquier estanco de barrio, y otros algo más raros y difíciles de encontrar.

 

Menta y regaliz: clásicos donde los haya. Quizás, por los que habremos empezado la mayoría dado que se pueden encontrar en casi todos los estancos. Dependiendo de la marca pueden resultar más o menos fuertes, aún así los más comunes como al-sultan no suelen ser tampoco nada excesivo. Considerable tener un paquete de alguno en la recámara.

 

Choco-menta: como dice su nombre, variedad de menta con chocolate. Da un toque dulzón a la menta que a bastante gente suele resultar atractivo. Buen aroma y buen tabaco en general. Aún así, al ir terminándose de quemar el tabaco suele dejar un regusto raro o insipido según algunos fumadores.

 

Platano, fresa, coco, piña y frutas varias: tabacos muy suaves. No os dejéis engañar por su pronunciado olor, tiene un ligero gusto a la fruta que hallamos elegido, pero nada fuerte. Excepciones que comentar son el de naranja y limón que ademas de oler mucho, tienen un sabor un tanto agrio(naranja) y fuerte(limon) característicos de cada uno que a pocas personas encanta. Algo insólito para los que sepan disfrutarlo. Por otro lado el de mango tiene un sabor bastante intenso que suele gustar a casi todo el mundo, en especial a la gente pastelera o aficionada a los dulces.

 

Chocolate: este tabaco depende mucho de la marca que lo produzca. Según tengo entendido, de algunas marcas he oido que no merece realmente la pena por el mal sabor o lo pronto que se quema y deja de saber. En cambio de otras, recuerda mucho al sabor intenso del chocolate que tango gusta al personal. No vayáis a llevaros a engaño si compráis una marca y no os gusta, ya os avisamos que varia mucho de una a otra.

 

Cocacola: realmente, este tabaco recuerda mas a cualquier chucheria, golosina o polo con sabor a cocacola que a la bebida en sí. No es un sabor desagradable, de hecho resulta dulce con el tiempo. El caso es que fumar mucho éste tabaco puede llegar a resultar algo empalagoso o cansino.

 

Café y toffee: mas suave que el gusto de un cafe normal y el toffee seco, del estilo de los yogures de “la lechera” por compararlos con algo aproximado. Muy interesantes y sabrosos. Son algo raros de encontrar pero merecen la pena para los que suelan tomar café o toffee.

 

Red bull: no os llevéis a engaño, recuerda mucho al tabaco de cocacola por no decir que son casi iguales. Quizas depende mucho de cada uno, pero al menos esa es la impresion que nos ha dado este raro tabaco.

 

Todos estos tabacos son un buen repertorio para tener siempre a disposicion. Los más altos suelen ser mas comunes de encontrar que los ultimos comentados pero aun así creemos que vale la pena probarlos alguna vez. Una vez tengamos más documentación acerca de algunos nuevos iremos sacando nuevas entradas con mas consejos.