Hola shisheros! Hoy, aprovechando que llega el fín de semana os traemos una interesante entrada con recetas para que disfrutéis en vuestra cachimba. Las recetas combinan mezclas de tabaco en la cazoleta con licor o refresco en la base para potenciar el sabor de la fumada. Se suele usar hielo o leche en la base (de esto hablaremos un poco más al final) para refrescar el sabor de la shisha. Para la cazoleta se puede usar tabaco que podemos encontrar en cualquier estanco, o bien las hierbas sin nicotina que vendemos en nuestra tienda oficial. Los licores/refrescos hemos procurado que todos ellos sean fáciles de encontrar en cualquier tienda o supermercado.

Antes que nada queremos dar las gracias a nuestros colaboradores, que muy amablemente nos han hecho llegar las recetas a través de nuestro foro, tuenti, facebook, etc.. ¡¡Muchas gracias y esperamos que os vayáis animando a enviarnos sugerencias para poner en la web!!

Coco-Milk

Cazoleta: Coco

Base: Leche al 50% diluida en agua. Agregar dos cubitos de hielo.

enviada por mario10

Melocotón ton-ton

Cazoleta: 90% de melocotón, 10% menta

Base: Vodka al 30% diluido en agua

enviada por richard

Manzana Fresca

Cazoleta:Manzana

Base: Agua, Vodka(1 chupito), una hojita de hierbabuena y hielo.

Melón-Milk

Cazoleta: Melón

Base: Leche al 50% diluida en agua

Cereza-Limón

Cazoleta: Cereza (50%) y Limón (50%). Añadir unas finas rayaduras de limón (poco).

Base: Fanta de limón (quitar previamente el gas)

enviada por elouan

Agregar leche a la base

En muchas recetas empleamos leche en la base para suavizar el humo y potenciar el sabor, y la verdad es que va muy bien con todos los sabores. No obstante, si es la primera vez que vas a preparar una shisha con leche te aconsejamos que tengas mucho cuidado con la leche ya que la espuma que se produce en la base puede arruinar tu fumada. Dependiendo de la cantidad de grasa que tenga la leche y la cantidad de agua que hayamos puesto se producirá más o menos espuma, y puede suceder que si hemos puesto mucha leche la espuma suba por el tubo de la manguera y vuestra receta se convierta en un desastre. Por ello en las primeras recetas os recomiendo que pongáis poca leche (o bien utilicéis leche desnatada) hasta que encontréis vuestra proporción que no os dé problemas.